El 30 de abril del 2007 se inicia la primera etapa de conformación de Fundación Portas, en ese momento desarrollando un modelo de Interacción e Intervención orientado a apoyar a jóvenes provenientes de contextos vulnerables que ingresan a estudiar a la educación superior.

Es Roberto Ordoñez Sanhueza, Presidente del Directorio de la fundación, quien comienza la búsqueda de un proyecto que se convirtiera en un aporte significativo en la ardua tarea de la superación de la pobreza en nuestro país.En esa reflexión, y apoyado por un grupo de profesionales, es que surge la idea de orientar el aporte fundacional a los jóvenes de los dos primeros quintiles que ingresaran a la educación superior. Esto consideraba la premisa de que la educación es uno de los factores que mayor incidencia tiene en la movilidad social y en consecuencia en el desarrollo del país, además del alto número de jóvenes que eran los primeros en sus familias en tener la posibilidad de ingresar a la universidad.

Junto con esto, se consideraron las altas cifras de deserción en este grupo de estudiantes, lo que implicaba coartar sus posibilidades de desarrollo y en definitiva la imposibilidad de alcanzar sus sueños. Este comienzo requirió la creación de un Programa de Desarrollo de Habilidades Blandas, basado en la Teoría de los Tres Capitales, el Humano, el Social y Económico, entendiendo que la pobreza es multidimensional y que requiere del desarrollo sinérgico de los tres capitales para lograr superarla. Complementariamente, los jóvenes recibirán apoyo académico y una beca de mantención mensual durante el tiempo que estén en la fundación.

De esta manera, el año 2008 ingresa la primera generación de 18 estudiantes de la fundación, iniciando así un proceso de acompañamiento que culminaría cuando los jóvenes obtuvieran un título profesional y encontraran su primer trabajo profesional.

Con el objetivo de generar conversaciones sobre los temas centrales de su accionar, Juventud, Educación y Pobreza- Desigualdad, la fundación realiza consecutivamente en 2012 y 2013 un seminario denominado “Juventudes en Movimiento”, congregando a expertos en estas temáticas y publicando complementariamente dos libros, el primero es Aprendizaje Transformacional y el segundo Participación Juvenil y Vínculo.

Durante el 2013 se produce el egreso de la primera generación de jóvenes Portas, quienes terminaron sus carreras y se insertaron laboralmente. Esto significó un cambio de etapa dentro de la organización porque el programa terminaba su ciclo y era posible evaluar los primeros resultados de éxito. En este escenario surgieron nuevos desafíos para el futuro, como ampliar el impacto la fundación y potenciar las redes de inserción laboral de los jóvenes. Como consecuencia de esto, se inicia la etapa de Planificación Estratégica 2014-2017 la que recoge los grandes desafíos de Fundación Portas para los próximos 4 años.