Alejandra, la Ale, es la titulada número 54 de Portas. Ella ingresó a la Fundación en 2011 cuando estudiaba en la USACH.

¿Alejandra cuéntanos cómo el apoyo que recibiste en Portas te ayudó en tu carrera universitaria?

“Portas fue muy importante en mi proceso universitario, me sirvió mucho cuando se trataba de apoyarme académicamente pero también me ayudó a desarrollar habilidades sociales y comunicacionales que no tenía. Yo podía estar sentada en una esquina sin la necesidad de conocer a nadie y me daba lo mismo. Ahora soy capaz de acercarme a alguien que no conozco, establecer una conversación, expresarme bien, puedo decir lo que quiero decir, antes no lo hacía. No tenía mis habilidades sociales desarrolladas y cuando entré a la Universidad me topé con otro mundo, no conocía a nadie y tampoco contaba con las habilidades para hacerlo”, explica. Sin embargo, después de pasar un semestre en Portas, Alejandra ya contaba con las habilidades necesarias para socializar.

¿Cuéntame cómo aplicaste lo aprendido en Portas en la empresa FLUOR que fue donde hiciste tu practica antes de titularte?

Cuando Portas me consiguió mi práctica en la empresa FLUOR, me di cuenta que para poder trabajar necesito tener muchas habilidades, no solamente contar con los conocimientos académicos, además debes tener habilidades blandas y éstas en la Fundación te las enseñan porque realmente son fundamentales; capacidad para relacionarnos con otras personas de buena manera, poder expresarnos, tener la capacidad de plantear nuestras ideas frente a alguien, en FLUOR, por ejemplo, la persona podía tener un puesto mucho más de peso que el mío pero yo tenía que poder expresar mis planteamientos para darme a entender.

¡Muchas felicitaciones Ale, estamos orgullosos de todo lo que has logrado!