Catalina Parra, tiene 26 años y estudió Diseño de Vestuario en INACAP, estuvo más de un año trabajando en Mavesa (Falabella), donde se encargaba de la línea mujer, pero hoy está enfocada en otro rubro, “ahora estoy trabajando con mi marido de manera independiente, diseñando proyectos de Telecomunicaciones”.

Catalina es mamá de Vicente que tiene cuatro años, y nos cuenta que cuando él tenía apenas un mes de vida pasó un gran susto, “mi hijo estuvo hospitalizado cuando pequeño y tuve que aplazar la carrera, pero, a pesar de todo, me titulé”. Esa misma voluntad mostró al buscar trabajo ya que se dio cuenta que ingresar en el rubro del retail iba a ser difícil porque es muy cerrado, “estuve hartos meses buscando trabajo y lo logré, me acuerdo que en la Fundación siempre me decían que de la manera más inesperada iba a encontrar lo que buscaba”. Una vez contratada, su opción fue aplicar todo el conocimiento que le entregó Portas en lo relacionado con las habilidades blandas, “ser responsable, ser constante, ser puntual, me ha servido mucho, Portas está día a día conmigo; el llegar temprano, es algo que tengo intrínseco gracias a la Fundación, nosotros corríamos para llegar a la hora a nuestros acompañamientos porque llegar tarde es una falta de respeto”, explica. Catalina cuenta que Portas siempre le inculcó valores, respeto, trabajo en equipo, liderazgo, “no solamente había que pensar individualmente, sino que, en equipo, en un fin común y se nota la diferencia entre un “Exportado” y alguien que no ha estado en la Fundación”, comenta.

Para Catalina, hoy enfocada en otros proyectos, afirma que “siempre quise estar en esa empresa, aunque no estuve en el puesto de mis sueños, fui feliz porque lo logré; alcancé llegar a donde quería estar y todo fue a punta de esfuerzo, recibiendo apoyo y guía de Portas, pero lo logré sola y me siento orgullosa de haber conseguido estar donde quería estar”, sin embargo, ella sabía que este sería solamente el comienzo de su proyecto de vida. “Mis planes no paraban ahí, mis planes iban a seguir; me siento feliz, tengo un regalo todos los días y eso es el haber tenido a Portas en mi vida”, concluye.