Queremos felicitar a Damari Fuentealba que esta semana se suma a la red de titulados. Nuestra nueva Licenciada en Pedagogía Básica con mención en Historia se tituló con nota máxima 7.0 de la UMCE. Aquí nos cuenta qué significó Portas para ella durante sus años de estudios.

Cuando le preguntamos a Damari qué significó Portas para ella, lo único que hace es sonreír y comenta que la Fundación simboliza completa gratitud. Ella arribó a Portas el 2012, y fue parte de muchos cambios, “cuando llegué jamás pensé en el aporte que podrían tener, en ese entonces, personas completamente desconocidas, y de alguna forma ellos veían un potencial en mí que ni yo alcanzaba a visualizar”, comenta. “Soy una agradecida de las personas que han hecho de Portas una familia, porque fácil sería hacer la pega sin inmiscuirse más allá en la vida de cada uno de los becados, pero todos los que han sido y son parte de la Fundación han entregado lo mejor de sí”, cuenta. Damari explica que en la Fundación “siempre se nos trata como persona, se nos reconocen nuestras capacidades, habilidades, se potencian otras, se nos guía, y no se nos impone, sino que se construye en base al amor y apoyo mutuo, por lo que creo que, a la sociedad de hoy, sin duda les falta una dosis de Portas”, expone.

Ahora que estás titulada, ¿en qué aspecto Portas te apoyó más?

“Es complejo hacer alusión a uno o algunos aspectos en lo que la Fundación repercutió de manera relevante, porque estuvieron presentes en tantas y diferentes dimensiones de mi vida, que es difícil limitarse, pero uno de los que más destaco fue en la prudencia y amor que manifestaron en todo el proceso en que mi padre estuvo enfermo, y que finalmente falleció. Su apoyo fue incondicional, porque respetaron mis tiempos, las emociones y sentimientos que florecieron, me instaron a continuar con la carrera, siendo uno de los grandes sustentos para que pudiese hacerse realidad el estar hoy hablando desde esta vereda”.

¿Qué le dirías a los becados que aún están en Portas y les falta por titularse?

“Cada uno de los becados sabemos lo mucho que cuesta estudiar cuando hay pobreza, cuando falta el pan en la mesa, la plata para la micro o los materiales, cuando la prioridad es sobrevivir, por ello creo que ninguno de nosotros es casualidad, ni menos somos una coincidencia, sino que fuimos escogidos para generar cambios, primeramente en nuestra vida, en las familias, y entre las personas con las que interactuemos, es por eso que como en cada uno de los eventos organizados por la fundación alguien dice ¡aprovechen esta instancia! Es completamente suya, somos afortunados por tener tan incondicional apoyo, aprópiense de ese espacio, disfruten a las personas con las que comparten, aprendan y enseñen, reciban y den, puesto que un lugar donde confluye tanta diversidad y a la vez tanto amor, es difícil encontrar, porque creemos que esas diferencias nos dividen, pero en  Fundación Portas esas diferencias, son las que más nos enriquecen, nos replantean nuestra condición individualista y nos instan a trabajar de manera colectiva, pero sobre todo nos enseñan a legitimarnos”, concluye.

Muchas felicidades Damari, estamos orgullosos de este gran logro y felices de formar parte de este camino recorrido.