Ixchel Contreras, tiene 20 años y estudia enfermería en la Universidad de las Américas, va recién en primer año. Ella vive con su mamá y hermanos. Ella será la primera profesional de su familia ya que sus padres solamente terminaron cuarto medio.

Ixchel ingresó a Portas hace tres años, “llegué a la Fundación gracias a mi colegio y aterrizar acá fue de mucha ayuda ya que estaba pasando por un momento de mi vida donde realmente necesitaba apoyo; estaba saliendo de cuarto medio con todo el stress que eso significaba y además mi autoestima estaba destruida ya que sufrí bullying durante toda mi enseñanza media”, cuenta.

Para Ixchel llegar a Portas fue como un sueño hecho realidad. Había recién ingresado a la carrera de Bachillerato en la Universidad Santo Tomas y los primeros meses le fue muy bien, “pero después me fui desanimando por las notas, me costó insertarme en el mundo universitario porque tenía una mala base y comencé a frustrarme”, comenta. Durante su segundo año partió mal desde el comienzo y quería desertar para cambiarse de carrera, “y una vez más Portas me animaba a terminar lo que estaba estudiando, y con su apoyo pude egresar de Bachillerato”, relata.

¿En qué otros aspectos sentiste el apoyo de Portas?

“Mientras todo esto ocurría murió mi papá y gracias a la Fundación no me derrumbé; el equipo me entregó toda su preocupación y soporte para seguir adelante”. El padre de Ixchel sufría de alcoholismo, y ella sabe que de alguna forma lo que vivió, hizo que decidiera estudiar enfermería.

“Definitivamente Portas para mí es un empuje para seguir adelante y poder siempre dar más. La Fundación no solamente te apoya para que te conviertas en un profesional Portas, sino que además te ayuda para que te transformes en una mejor persona para la sociedad ya que te entrega muchas herramientas que te van a servir para cualquier situación de la vida”, concluye.

¡Gracias por tu lindo testimonio!