Luis Avendaño, quien tiene 49 años y es Sugerente de Administración y Finanzas de la empresa M. Kaplan y Cía. Ltda., comparte con nosotros lo que significó para él lograr y llegar a donde está hoy.

Luis, quien se describe como un hombre bien diverso y amante de una familia grande, creció en la Villa O’ Higgins, comuna de La Florida, “un barrio muy popular y de clase baja, mis padres me incentivaron siempre a estudiar y poder tener herramientas en la vida para poder desarrollarme”. Con esfuerzo se tituló en el Instituto Técnico de Contador General, “y desde ahí empecé a cosechar todos mis esfuerzos; después estudié en la Universidad de las Américas, titulándome de Ingeniero en Administración de empresas con mención Negocios y recibí distinción y honores al ser el mejor alumno de mi Carrera en toda la Universidad”. Esto le significó a Luis la posibilidad de poder seguir avanzando en su actual trabajo pasando de ser Administrativo contable, a Jefe Administrativo y de Contabilidad, y terminar en su actual cargo de Sugerente de Administración y Finanzas.

“Este camino ha sido con mucho esfuerzo, capacidades innatas, actitud ganadora, mentalidad ganadora y sobretodo querer luchar por lo justo, en todo ámbito. Da lo mismo de dónde eres, quienes son tus padres, si no tienes dinero ni oportunidades, querer es poder y si te la crees están condenado al éxito.”

¿Qué te motivó para ser socio de Portas?

A mí me hubiera encantado haber tenido el apoyo que ustedes otorgan, creo que este tipo de organizaciones deberían existir por miles para ayudar a los más necesitados; sin limosnas, sin cosas paliativas, sino que entregando lo que va directamente a la vena del cambio: generando transformaciones socio culturales y de nivelación de cancha. Esta Fundación hace algo mágico; les da esperanzas a aquellos que no tuvieron tanta suerte, pero que, si logran triunfar y ser profesionales, sus hijos serán muy afortunados y sus nietos aún más. Es así como se logra un país más equitativo. Por eso soy un socio Portas ya que aporto con un granito de arena para lograr emparejar la cancha porque creo que la educación es el principal motor de cambio de la sociedad chilena.