Les presentamos a Emerson Riveros, nuestro titulado Portas N° 51. Él se tituló de Ingeniería Civil Industrial de la USACH y tiene 24 años. Actualmente trabaja en Dimension Data, una empresa que se dedica a entregar soluciones informáticas a diversas empresas en Chile y en el mundo.

Emerson vive con su mamá y hermano, “mi madre es dueña de casa, antes hacía pan amasado para vender en la calle, pero ahora trabaja en una casa cuidando un niño y mi hermano tiene 16 años”, cuenta.

Emerson, quien solamente se demoró seis años en egresar, llegó a Dimension Data ya que Portas cuenta con programas de mentorías. “El objetivo de éstas es tener la experiencia del mundo laboral y mi primera aproximación al mundo real fue en Lipigas, en el área de Compras. Después estuve en Jemo, empresa que fabrica postes de acero, donde hice mi práctica administrativa. Y en Dimension Data tuve cinco sesiones de mentorías y seguí en contacto con Iván Gálvez, quien ahora es mi jefe directo”, explica.

¿Cuéntanos cómo Portas te ayudó a cumplir tu sueño de ser el primer profesional de tu familia?

Venir de un contexto de vulnerabilidad es complicado ya que uno no sabe a lo que se va a enfrentar en la Educación Superior. Hay infinitas presiones, del ambiente, de la familia, de la sociedad, que te dicen “te metiste a la Universidad, pero no vas a terminar”. Más aún cuando uno viene de una familia que ha tenido que pasar por situaciones complicadas; a mí se me murió mi papá cuando tenía 15 años y me fue muy difícil reinventarme. Al ingresar a la Universidad, que era totalmente distinto al colegio, uno se encuentra con un mundo que, si bien el colegio fue difícil, la universidad es tres veces más complicada; no sabes estudiar, vienes con mala base, los ramos son muy difíciles, hay que aprender a estudiar solo, y no existen las opciones, un uno es un uno y no se cambia y no existe el apoderado. Entonces Portas para mí fue fundamental en dos aspectos. En primer lugar, en el ámbito académico. Cuando uno tiene problemas con un ramo, la Fundación se esfuerza en conseguirte un tutor para que saques adelante tus ramos. En segundo lugar, algo que es aún más importante, es que te ayudan en el tema emocional y anímico. En ese minuto cuando te dices “no quiero más, me voy a echar el ramo, no quiero seguir estudiando”, ahí es donde está Portas, la Fundación tiene una labor muy relevante, porque te apoya para sacar tu carrera y ser el primer profesional de tu familia.

Emerson sostiene que Portas lo transformó en un profesional integral, “en la Fundación te enseñan habilidades blandas, aprendes a sociabilizar con todo tipo de personas, te entrega un objetivo social para que estés siempre pendiente de tu prójimo, a no ser individualista y te crean el cariño por hacer las cosas con amor”, comenta.

“Para mí la beca económica apoya muchísimo pero no es lo fundamental. Si habría que hacer un comercial para promocionar la Fundación yo no hablaría de la beca sino de todas las otras herramientas que te entregan. Soy un convencido de que si este programa fuera una malla curricular dentro de la Universidad, Chile sería distinto. Hoy faltan profesionales éticos y con sentido social y en Portas ya llevamos 52 titulados con esas cualidades”, confirma con una sonrisa.