En medio del Coronavirus, la psicóloga y Voluntaria de Fundación Portas, María Paz Antonio, quiso compartir con la comunidad Portas algunas recomendaciones para cuidar nuestra salud mental y redactó las siguientes reflexiones para este tiemp de pandemia.  María Paz, además de su voluntariado, es Cofundadora de Centro Plenus, Especialistas en el Tratamiento de la Ansidedad y el Estrés.

Sabemos que esta situación, que estamos compartiendo como humanidad, nos ha afectado a todos en alguna medida. Han cambiado nuestras rutinas y nuestra forma de vivir la vida. Para algunos a sido una posibilidad de detenerse, compartir más en familia, para otros ha sido un tiempo de incertidumbre, ansiedad y temores y para otros ha sido ambas a la vez y sea cuál se tu situación, es natural, es natural sentir todas las emociones que puedas estar sintiendo y queremos hacerte una invitación a no reprimirlas, si no que aceptarlas, expresarlas de forma adecuada y acompañarte amablemente en ellas, para luego generar estados de mayor bienestar para ti y para quienes te rodean.
Así como es importante cuidarnos y tomar todas las precauciones para prevenir el contagio del coronavirus, también es muy importante cuidar nuestra salud mental en este proceso.

¿Qué debería evitar hacer durante este tiempo?

• La sobreinformación: Si bien, estar informados está bien, para tomar las medidas de precaución necesarias, la
sobre información provoca en nuestro organismo la sensación de estar en peligro constante. Tengamos en consideración que la mayoría de la información que vemos en los medios y redes sociales tienen una connotación negativa y de alarma.

• Hablar continuamente desde la negatividad y el temor: Esto genera que te mantengas conectado/a continuamente con el temor y la ansiedad, siéndote más difícil conectar con otras emociones o poner atención a otras cosas que si están funcionando bien en tu vida.

• Tener pensamientos negativos anticipatorios: Debemos recordar que nuestro cerebro no distingue si algo es real o no, si no que reacciona a nuestros pensamientos y emociones. Si comenzamos a imaginarnos situaciones negativas, nuestro cuerpo entrará en estado de amenaza y comenzaremos a sentirnos angustiados, ansiosos, temerosos.

Resistirnos y estar en constante queja por la situación: Estar constantemente quejándonos por lo que está pasando y resistiéndonos nos conecta con la frustración por no poder hacer nada frente a esto y con no tener el control sobre lo que está pasando. Aceptar la situación y reconocer que si bien, no podemos controlar lo que está pasando a nivel macro, si tenemos la posibilidad de elegir cómo queremos vivir esta experiencia, nos permite abrirnos a más y mejores posibilidades y salir del estado de frustración.

¿Qué contribuye a que podamos manejar la ansiedad de mejor forma?

• Mantener rutinas:Es importante que podamos generar rutinas durante este tiempo, esto nos da una estructura, orden y control sobre aquello en lo que si podemos incidir.

• Realizar ejercicios de meditación, relajación o respiración: Poder realizar este tipo de ejercicios nos ayuda a calmar nuestra mente y nuestro cuerpo, disminuyendo así el estrés y los niveles de angustia, dándole la señal a nuestro
organismo que estamos seguros y en calma, lo que fortalece también nuestro sistema  inmune. Nuestro cerebro en estos estados segrega oxitocina, dopamina y serotonina, que nos permiten conectar más fácilmente con el bienestar.

• Informarnos lo justo y necesario: Como comentábamos anteriormente, estar informados está bien, para tomar las medidas de precaución necesarias, pero sobre informarnos y estar constantemente poniendo nuestra atención en noticias con connotación negativa es perjudicial para nuestra salud mental.

• Cuidar nuestros pensamientos, volver al presente y agradecer:
Nuestro cerebro no diferencia entre algo real o imaginado, por lo que si comenzamos a tener pensamientos negativos, comenzaremos a sentirnos mal. Aquí es importante volver al presente, darnos cuenta que en ese momento no estamos en peligro real, hablarnos de forma amable y tranquilizadora a nosotros mismos y algo que ayuda mucho es comenzar a agradecer por lo que si está bien en tu vida en este momento, lo que si valoras. Este ejercicio nos permite conectar con la gratitud y nos ayuda a ver las cosas con mayor perspectiva y darnos cuenta que si bien podemos estar pasando una situación complicada, también hay cosas que están funcionando bien en nuestras vidas y que son positivas en estos momentos.

• Alimentarnos adecuadamente:
La alimentación también es muy importante para mantenernos sanos. Prefiere alimentos  nutritivos que fortalezcan tu sistema inmune y evita alimentos altamente energéticos como el azúcar y las grasas poco saludables.

• Realizar actividad física:
Mantener nuestro cuerpo en movimiento nos permite liberar estrés, bajar la ansiedad y sentirnos con mayor energía y bienestar.• Hacer actividades que disfrutemos: Realizar actividades de forma individual o en familia que disfrutemos y nos conecten con el disfrute, la calma y la alegría.

• Mantenernos conectados socialmente:
Es importante que podamos mantener el contacto con nuestros seres queridos, tanto con aquellos con los que vivimos como con aquellos que no podemos ver en estos días. Poder conversar de cómo nos sentimos, compartir estrategias y hablar también de cosas diferentes a la contingencia, es muy positivo, ya que, al sentirnos en contacto con otros, cuidar y ser cuidados, se activa nuestro sistema de calma.